viernes, 26 de septiembre de 2014

EXPLICACIONES sin corrregir




EXPLICACIONES


Aquellos que hayan tenido algún contacto con la sociología tendrán, escasamente y relativamente en claro, que multicausalidad es un principio que permite avizorar que las decisiones tanto plurisociales, mesosociales, como individuales de los seres humanos son indiscernibles, aleatorias, por lo general mal intencionadas y tendencialmente, más o menos, abruptamente inexplicables.

Claro que si no han revisado sesudamente a Max Weber no se puede decir que hayan tenido contacto con la sociología. Pero mejor digamos “más o menos”, ya que las afirmaciones tajantes pronto prescriben.


“Cada situación histórica –o social- sí... de nuevo más o menos- se resuelve específicamente.” Lo cual sería un aporte definitivo, si es que pudieran existir dicho tipo de aportes. Implica además infinita incertidumbre y falta de certeza ante cualquier acción a futuro. Max Weber estaría en desacuerdo con esta afirmación lo cual ayuda a comprender la alta probabilidad de que las mismas sean en su incorrección correctas.


Otra atenuante comprobación de lo expuesto es que hagan tales exposiciones para tratar de explicar ciertas relaciones entre lo que suele llamarse al menos en estos tiempos “parejas” (valdría “novios”, “matrimonios”, “uniones de hecho”... ponele... relaciones que superan los prescriptos –sabiendo que cualquier prescripción es de relativa a falsa- seis meses hormonales).


En principio toda afirmación, codificación tal vez para Hall, encontrará una asimetría en la decodificación, también, pero con incertidumbre, para Hall. Por algo falleció. Y esa asimetría lleva a que el siguiente intercambio produzca una asimetría mayor y así infinitamente, al punto que la situación puede derivar en resoluciones dramáticas... no especificaremos al respecto.


Se podrían considerar inaceptables las resoluciones dramáticas extremas, aunque toda inaceptación esconde algún grado de hipocresía.


En estos términos es difícil comprender o contarles la conversación telefónica que pretendía narrarles.  Por lo tanto lo dejo ahí, aún sabiendo que tan decisión es esquiva y equivoca... según el caso.


Roberto von Sprecher. Juevés 25 septiembre 2014.