jueves, 25 de julio de 2013

EN NADA (puede que primera versión)



EN NADA

La computadora permanece apagada. En realidad las computadoras permanecen apagadas: la mía, la de mi hermano menor y la de mi padre.

Padre habrá estado todo el día de malhumor. Si no había electricidad la computadora no funcionaba y no podía trabajar.  Por suerte su e-reader tenía suficiente carga y podía leer a la luz de las velas.  No alcancé a ver que leía, pero estaba más tranquilo.

Mi hermano menor pregunto qué íbamos a comer. Mi padre levanto la vista de su pantalla y dijo: tomando un litro, completo, entero, de agua el estomago se llena y se deja de sentir hambre. Así pueden ir a dormir sin sentir hambre.

Mi hermano se quedó callado frunciendo los labios.  Mi padre siguió leyendo.  Yo ya estaba logrando pensar en nada.

No hay comentarios: