jueves, 14 de junio de 2012

Cuentos Pijoteros: Cordones


Aprendí a atarme los cordones a los treinta y ocho. Ese mismo año me doctoré y me divorcíe por primera vez.