martes, 25 de mayo de 2010


No es cólera
es tristeza
que disfrazo con esmero

FINAL LIMBICO DE LOST Y BICENTENARIO

Hoy siento un impulso,
Difícil de limitar,
de patear puertas,
(acabo de patear 
la de mi alacena,
que boludo),
de dar puñetazos,
de rebanar cráneos,
horadar cerebros,
voltear paredes,
un impulso de destruir,
(pero he sido estúpidamente civilizado
y educado para respetar la propiedad ajena,
o, mejor dicho,
no he logrado ser educado en esas normas,
pero,
he aprendido las consecuencias represivas
que pueden devenir de ponerme
a destruir esa propiedad ajena).
Hoy estoy colérico,
como no hacía mucho,
tan colérico
que también estoy colérico conmigo mismo.
Y se que eso es peligroso
por que puedo ponerme a destruir
las cosas que más quiero.
PUM! PUM! PUM!
Ratas PUM!
Estoy tan colérico
que quiero que me abracen
y besen.