miércoles, 10 de febrero de 2010

Aunque quizás.


Muchos años después
del último día que lo viera
descubrí que mi amigo más querido

a quien siempre seguía considerando mi mejor amigo

se había convertido en una persona despreciable
que de aquellas épocas en que vivía con un yogourt por día
e invitado a comer en casa una vez por día

se arrimaba como casualmente

se había convertido en funcionario menemista
con gran sueldo y grandes porcentajes
y lo peor en menemista convencido

cuando antes había dejado el PC
por que consideraba que sus dirigentes
          se comportaban como burgueses

Ya sabía que había tenido algún cargo
pero no todo su derrotero servil
ni sus endeudamientos
para unos consumos inimaginables
                                  ostentosos

cuando antes vendió su colección de historietas
para comer un mes más

Pero más aún me dolió saber
que la pareja ideal que yo creía
tenía mi amigo con mi amiga

no era ideal

que ella nunca le había sido fiel
y que cuando ya no lo veía
-vivían muy lejos-
él se arrastraba tras ella ofreciendo
                                 ya sólo dinero

cuando antes se había infiltrado en Espartaco Mayoría
para enamorarla

aunque quizás ella nunca lo había querido

aunque quizás ella siempre lo siguió queriendo

aunque quizás.

1 comentario:

Gago dijo...

De esos menemistas convencidos, quedan algunos...