viernes, 4 de diciembre de 2009

Regalo de cumpleaños

Es en julio, pero el día de mi primer cumpleaños como alumno de la escuela primaria no hacía frío ni corría viento. No recuerdo nada en particular de la mañana de ese día en la escuela, seguramente había ido y vuelto en el auto de Don Barila, el Director, y de Doña Barila, mi maestra, que me pasaban a buscar sobre la ruta 22. Recuerdo que era una tarde soleada cuando vi aparecer en la tranquera lo que había estado esperando: el auto de mi padre. Corrí hasta el galpón del tío Cacho tratando de ganar tiempo y allí él paró el motor y me dio mi regalo. No venía envuelto para regalo y fue mejor así. Abrazando el libro volví corriendo hacía la casa, pero no pude con la inquietud y me apoyé contra un peral y comprobé que efectivamente ya podía leer libros de puras letras sólo. Era Bomba y la Montaña Movediza, con las tapas amarillas de la colección Robín Hood y la ilustración de la tapa, repetida en la sobrecubierta, de Pablo Pereyra. Mientras leía podía oler el chocolate y la torta que había preparado mi madre, ya estaba poniendo la mesa. Todavía vivíamos en la casa chica.

El año anterior a comenzar la escuela, no existía el jardín en Río Negro, durante un mes, cada noche mi padre me había leído Bomba en las Cataratas Gigantes. Con el tiempo llegue a tener los veinte tomos de Bomba, una especie de Tarzán que vivía en la selva amazónica, aunque las historias se empobrecían a partir de que encontraba a los padres. Aun los conservo mezclados con otros libros en la biblioteca del escritorio. A veces he recordado esa frase racista de Bomba o del viejo Carson sobre una de las tribus amazónicas, inventadas por un yankee en su gabinete, cuyo lema era “No hagas hoy lo que puedes hacer mañana”.

Cuando mis hijos eran pequeños les leí en una semana el primer tomo, que se llamaba sólo Bomba, el Niño de la Selva, y Gabriel que no llegaría todavía a los tres años, dijo que era el libro que más le había gustado.


3 comentarios:

ALICIA dijo...

Y este que era, una suerte de tarzan??igual, qué hablo yo de tarzan si nunca le preste atención.

Paúlcamarin dijo...

Si me acuerdo , creo que uno lo lei yo tambien y esa frase es una de las mejores de la historia

rvs dijo...

Un Tarzán casi adolescente del amazonas...