domingo, 28 de diciembre de 2008

Ultima entrega del año

Carlos Binz


Walter Benjamin escribió que los soldados, en la primera guerra mundial, regresaban del frente volvían mudos. No encontraban formas de comunicar la experiencia inédita que habían vivido.


Contaba mi padre que, en el Alto Valle, cuando estalló la segunda guerra mundial varios chacareros, casi todos eran extranjeros entonces, dejaron sus parcelas y se fueron a combatir para sus países. Aquellos que habían sido vecinos y amigos se sumaron a ejércitos enfrentados.


De los vecinos cercanos solo Carlos Bins volvió vivo. En realidad él no había querido enrolarse por Alemania. Había llegado a Argentina muy pequeño y la madre tuvo la mala idea, cuando estaban cerca de los veinte, de que fueran a pasear a su país natal. La guerra iba a empezar y los enrolaron a él y a su hermano.


Volvió terminada la guerra, decían que pudo entrar a Argentina por que conservaba el boletín de la escuela primaria. Nunca hablaba de la guerra. Yo lo conocí, cuando ya pasaba los sesenta, en el centro filatélico y me pareció un tipo amable y generoso.


Mi padre decía que una sola vez habló sobre la guerra, un día que esperaban sus turnos en la peluquería de Piero. Contó sobre el frente Ruso, sobre el terrible frío y como mataron a los enemigos que abandonaron un puesto de ametralladoras con sus propias armas.


Finalmente recordó que su hermano menor, al que también había llevado la madre a visitar Alemania, fue muerto en combate ocho días antes de que terminara la guerra.


7 comentarios:

Gago dijo...

Carlos Binz Günther es miembro de una reconocida familia de origen alemán radicada hace 100 años en la Patagonia chilena, los Günther. Casualidad, ¿no? ... Ah! el pueblo donde vivía mi bisabuelo Gago desapareció de la faz de España durante la guerra civil. Él se salvó porque vino antes a la Argentina y no fue a pelear, ja! Saludos y buen comienzo de año

Banda Dibujada dijo...

Estimado Roberto, simplemente desearte que tengas un feliz festejo de fin de año, y que comiences con entusiasmo el 2009.

Falta mucho por hacer por la historieta infantil en nuestro país, y es un placer contar con tu colaboración desde la Sección cordobesa de BD.

Con sincero afecto, va este saludo cordial de Banda Dibujada (Grupo Organizador).-

Pablo dijo...

Hola Roberto! Que historia!
La verdad que encuentro la "guerra" cada dia mas absurda... un abrazo!

Anónimo dijo...

Von Sprechen! Du denkst dass du ein Held bist? Hahaha, genau aber gemacht aus Fett. Du wirst von mir mehr Nachrichten bekommen. Du bist ein Pech fuer unsere Fakultaet.

Schwein!

rvs dijo...

Carlos Binz, hasta donde pude averiguar, no tenía conexión con los Gunther de Chile (conexión, puede que tuviera algún parentesco).
La guerra civil española fue bastante distinta, se peleó hasta en Buenos Aires. ¿Cómo que el pueblo desapareció? Mi abuelo Sánchez estaba en Argentina desde joven y seguía el conflicto, contaban, pero ni se le ocurrió volver, sobre todo creo porque estaba argentinizado y tenía cinco hijos de los que hacerse cargo.
Gracias Fer y Pablo (ninguna guerra es buena, ni aún aquellas inevitables, estoy pensando en los países invadidos...)
Roberto

rvs dijo...

Perdón. Ich sprecher keine deustch. Sorry. Lo siento. ¿English? Soy von Sprecher Sánchez y por ahí se perdió el alemán.
Robertovs

Gago dijo...

Creo que era un pueblito cerca de Guernica, que fue bombardeado. Desapareció por un tiempo, después se reconstruyó, como Guernica. Todas las guerras son absurdas, incluidas las nuevas guerras que no se difunden por los medios de comunicación y que azotan África, Asia e inclusiva Latinoamérica. Son guerras "invisibles", de magnitud tan trágica como las que tienen prensa. Saludos