viernes, 20 de junio de 2014

FELICIDAD



FELICIDAD

Le dijo, creo que al salir de la Biblioteca Nacional:

-Ahora que estamos felices, la estamos pasando muy bien, estamos contentos de estar juntos y de amarnos... ¿No sería el momento adecuado para separarse?
- ...
- Nos quedaría un gran recuerdo, recordaríamos con nostalgia sólo buenos momentos.

Al otro día discutieron.  El quería ir al aeropuerto en taxi y ella en subterráneo.  Habían perdido la oportunidad.

En el avión él se quedó esperando un rato y cuando vio que había otros asientos vacios no se sentó a su lado.

Al llegar al aeropuerto cada uno se fue por un lado diferente sin prestarse atención.  Ella llamó a uno de sus hijos para que fuera a buscarla.  El tomó un taxi.

Para los dos habían sido los tres años más felices de sus vidas.

Roberto von Sprecher (tal vez abril de 2014)

sábado, 14 de junio de 2014

TAN TEMIDO



Tan temido

Cada vez que se envían un mail recuerdan “El infierno tan temido”. 

Pero, cuando ella está, todavía pensando sí cambiar su celular con cámara, y comprar una cámara digital, una notebok con cámara o, como le ha aconsejado alguien, una tablet.
En esa indecisión, tras enviar sus fotos y grabaciones, empieza a recibir mails de su marido con atachados, en unas fotos aparece con unas, en otras con otros. Y luego videos cortos. El siempre mira a la cámara riendo.

Desde entonces ella espera sus mails. A veces en la pieza del hotel. La mayor parte del día en el bar.

Luego el sube direcciones de internet que linkean a sus fotos, a las que sacaron ellos. Más tarde hace un blog con el nombre de ella.

Ella paga para que le instalen una cámara en el dormitorio, le crean una dirección para que la cámara transmita en directo. Le envía la dirección a él.

Se desnuda y acomoda la vagina sobre uno de los gruesos parantes redondos de madera de la cama. Se apoya en el colchón y el parante la va penetrando lentamente hasta que empieza a sangrar, luego llora silenciosa y termina con unos gritos ahogados.  No puede levantarse y el madero se hunde más en su vientre.

Su marido apaga la computadora y no puede dejar de llorar. 
Más y más navegante ven el blog y su video final.  Algunos no soportan y cierran el sitio, otros se masturban.  Pronto aparece en facebook un link sobre un video viral.

¿Qué pensaban, pensaron y por qué lo hicieron? Imposible saberlo.

RVS. Junio 14, 2014.


viernes, 30 de mayo de 2014

BOCHI



COPLAS DE DON JORGE MANRIQUE POR LA MUERTE DE SU PADRE

                    I
  Recuerde el alma dormida,
avive el seso e despierte
  contemplando
cómo se passa la vida,
cómo se viene la muerte
  tan callando;
  cuán presto se va el plazer,
cómo, después de acordado,
  da dolor;
cómo, a nuestro parescer,
cualquiere tiempo passado
  fue mejor.

                    II
  Pues si vemos lo presente
cómo en un punto s'es ido
  e acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo non venido
  por passado.
  Non se engañe nadi, no,
pensando que ha de durar
  lo que espera
más que duró lo que vio,
pues que todo ha de passar
  por tal manera.”

BOCHI

Anoche
Mi hermana me ha dicho
que has muerto

todavía joven
pero ya viejo

sólo
...y que soledad fue el velorio.

La miseria

la miseria
de los que
en este país
te destruyen
poco a poco

el fracaso
el desamor
los abandonos

la botella
la botella

poco a poco
eso y seguro más
te fue minando

hasta no ser más
que una figura
triste y pálida
llegando en una motito
casi como vos

La vida
y la muerte
no es
como pensábamos que iba a ser.

Que descanses
un abrazo.

rvs. mayo 30, 2014

BOCHI



COPLAS DE DON JORGE MANRIQUE POR LA MUERTE DE SU PADRE

                    I
  Recuerde el alma dormida,
avive el seso e despierte
  contemplando
cómo se passa la vida,
cómo se viene la muerte
  tan callando;
  cuán presto se va el plazer,
cómo, después de acordado,
  da dolor;
cómo, a nuestro parescer,
cualquiere tiempo passado
  fue mejor.


                    II
  Pues si vemos lo presente
cómo en un punto s'es ido
  e acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo non venido
  por passado.
  Non se engañe nadi, no,
pensando que ha de durar
  lo que espera
más que duró lo que vio,
pues que todo ha de passar
  por tal manera.”


BOCHI

Anoche
Mi hermana me ha dicho
que has muerto

todavía joven
  pero ya viejo

sólo
...y que soledad fue el velorio.


La miseria

la miseria
de los que
en este país
te destruyen
poco a poco

el fracaso
el desamor
los abandonos

la botella
la botella

poco a poco
eso y seguro más
te fue minando

hasta no ser más
que una figura
triste y pálida
llegando en una motito
casi como vos

La vida
y la muerte
no es
como pensábamos que iba a ser.

Que descanses
un abrazo.

viernes, 16 de mayo de 2014

Anomalía I (primera versión)

Casi no he subido nada este año.  Llevo escritas 230 páginas a mano. Microfibras sobre papel 120 gramos. Es difícil pasar todo. Bueno, paso algo...




 Anomalías I


“Conducía como una vieja con las dos manos aferradas al volante”.  Cuando volvió a mirar el taxista conducía despreocupado y relajado, con la mano izquierda apenas aferrando el volante y el extremo del codo del brazo izquierdo apoyado sobre la correspondiente ventanilla.


Trato de inferir en qué momento, cuantos metros atrás lo había visto conducir como una anciana crispada, con las dos manos atenazando el volante. No podían haber hecho más de dos o tres cuadras.  Estaban por llegar a Mariano Moreno y 27 de abril. Debería haber ocurrido en Mariano Moreno y Duarte Quiros. ¿Qué había ocurrido allí?  Volvió a pensar en que pasaba en ese instante con el taxista, eso era lo importante, el indicio, el taxista había agarrado el volante con las dos manos, como garras de una vieja artrítica y arrugada, con un pañuelo a la cabeza.  Así había categorizado al taxista, sin pensar que pasaba alrededor.  No había prestado atención a que ocurría fuera del taxi.


Algo tenía que haber ocurrido para que tomara así el volante. ¿Había visto algo antes o vería algo adelante? Pensó que tendría que haber sido antes porque si no se hubiera dado cuenta... si bien no había prestado atención su mirada iba, entonces, dirigida hacia el frente y si hubiera ocurrido alguna anomalía la hubiera detectado aún en estado de distracción.


Entonces algo anómalo había ocurrido un instante atrás y quizás la anomalía aún seguía allí.  En la zona de Mariano Moreno y Duarte Quiros.


Se trataba de su trabajo.  Sin embargo focalizo sus recuerdos, su memoria difusa y llego a la conclusión que la anomalía podía haber ocurrido, o podía seguir ocurriendo, entre Duarte Quiros y Boulevard San Juan... una cuadra más arriba.  Pensó que la zona de Boulevard San Juan era más extensa y abierta... más adecuada para la ocurrencia de una anomalía, en un espacio más abierto hasta podía llegar a ser detectada por una persona común.


Le ordenó al taxista que se detuviera antes de 27 de abril.  Paró casi en la esquina y cuando le mostró su credencial el taxista volvió a aferrarse al volante con las dos manos mirando hacia adelante.  Quizás debería haberle pagado para no llamar más la atención.  Pero ya había pasado mucho tiempo y se bajó del auto. Disimuladamente comenzó a caminar hacia el sur mientras el vehículo permaneció inmóvil, el chofer también, en el mismo lugar.


Primero considero que convenía dar un rodeo, pero luego decidió subir directamente por Mariano Moreno. Estaba vestido con un vaquero, una remera azul y botines. A nadie se le ocurriría que era un buscador de anomalías.


Aminoró el paso al acercarse a Duarte Quiros. Encendió el detector pero éste no emitió ninguna señal. Lo utilizó como si fuera un celular y estuviera enviando un mensaje. El detector, como todo indicform, marcaba el día y la hora: abril 10, 2014.  11 Hs. 35 M.


Lentamente reviso la esquina de Duarte Quiros hasta estar seguro de que allí no había nada. Cruzó y siguió hacía San Juan. Antes de llegar, y sin necesidad de recurrir al detector se dio cuenta que la anomalía estaba por allí.


Con mucho cuidado, no había forma de protegerse con nada, cruzó hacia el bar de enfrente.  Ya tenía en claro que lo que ocurriera tenía que estar ocurriendo allí.

Miró a través de la puerta de vidrio y la sintió a su izquierda, pero no podía verla.  Entro y enseguida se dio cuenta de que era una mujer.  A la que veía sentada de espaldas. Una mujer de pelo castaño, largo y enrulado.


La señal sonó en su cerebro. Tendría que llamar a la central porque era algo personal y eso podía alterar toda la situación.  Pero no llamó.  Le hubiera bastado activar el biochip injertado detrás de la oreja. Seguramente en la central estaban captando una interferencia y pronto saldrían a averiguar qué pasaba.  Tenía que decidir rápido y una decisión podía ser activar el protocolo para disolver el biochip.  Aunque se suponía que no era la situación en que debía hacerlo.


Se sentó delante de la mujer.  Era una jovencita, una adolescente.  El sabía que tenía diecinueve años. La miro a los ojos y su rostro quedo inmóvil ante la sorpresa cuando la reconoció.  El ahora tenía setenta y un años.  Mirando sus ojos pudo saber que no lo estaba reportando.  Activo el protocolo para disolver el biochip.  Algo que no podía hacer en una situación como esa.


Necesitaba hablar con ella, necesitaban hablar.  Percibió la hendidura en la pared del fondo del bar y antes de que nadie pudiera darse cuenta de nada desaparecieron por ella.


Cuando llegó el Batallón Móvil de la Central la hendidura había desaparecido.  El había desaparecido.



Roberto von Sprecher (2014)